Calmar el estrés de las navidades con Mindfulness

14 Dic Calmar el estrés de las navidades con Mindfulness

Aprende a calmar el estrés de las navidades con esta práctica de Mindfulness

Es casi un tópico decir que las fiestas navideñas pueden ser estresantes. En lugar de paz y alegría, la realidad a menudo es diferente: surgen conflictos y discusiones ya que no todo el mundo se lleva bien,  no sabemos qué hacer con los niños, no encontramos el regalo que buscamos y  hasta la cena se nos quema!.

La imagen perfecta de las fiestas navideñas que construimos en nuestras mentes, llena de expectativas de cómo debería ser la vida, con frecuencia no se cumple y nos genera malestar.

Esta trampa mental se denomina “la mente que compara. Pensamos para nosotros mismos: así son las cosas, y así es como imagino que deberían ser. Nos esforzamos por recrear imágenes de dicha navideña, y conseguir llegar a ese objetivo nos agota.

Las imágenes que nos ofrecen las películas, los anuncios y los espectaculos no siempre se corresponde con la vida real. El consumismo en sí mismo lleva a la infelicidad, alentando a nuestro anhelo infinitamente hambriento e inquieto por querer tener cada vez más.

Con frecuencia buscamos la perfección y dejamos que cada detalle nos arroje a las preocupaciones. Sin embargo,  podemos utilizar las fiestas para apreciar realmente a las personas que nos rodean y ser conscientes de nuestra buena suerte donde sea que la encontremos.  Incluso cuando las cosas se desmoronan, a menudo podemos encontrar lo bueno en pequeños detalles.

A menudo, cuando abandonas las expectativas de manera rígida, te abres a más oportunidades de conexión y alegría.

Aquí tienes unos pasos para realizar una práctica de 10 minutos que te ayudará a controlar el estrés de vacaciones
  •  Siéntate y comienza realizando unas respiraciones profundas, para establilizar tu mente y cuerpo. La práctica de Mindfulness es una oportunidad para desarrollar la capacidad de observar como son nuestras reacciones. Por unos momentos, tómate un descanso de la escalada del estrés de las vacaciones.
  •  El proceso de ser consciente. Observa lo que está sucediendo en este momento, y luego regresa a la respiración. Ya sea que te sientas estresado, relajado o de cualquier forma, por un momento, déjalo todo. Sin juicio o expectativa, solo fíjate en  cómo te sientes  y vuelve a la siguiente respiración.
  •  Ahora, imagina las próximas semanas. Tómete un momento para darte cuenta de lo que te viene a la mente cuando te imaginas la temporada de las fiestas navideñas. ¿Cómo se siente tu cuerpo: está tenso, o inquieto?  ¿está agotado? Abrete a lo que surja, y déjalo estar, y luego regresa a la respiración.
  •  Etiquetar las emociones y los pensamientos. ¿Qué emociones surgen? Tal vez hay una mezcla de emoción y alegría y de agobio y cansancio. ¿Dónde van tus pensamientos? Tal vez haya un torbellino conflictivo de imágenes de lo que podría ser, estrés sobre lo que parece posible, o planificación reflexiva sobre fiestas, regalos y viajes.
  •  Relájate en la respiración. En este momento, no hay nada que hacer, nadie que esté, ningún lugar adonde ir. En este momento, sentado, esto es todo lo que hay. Habrá otro momento para actuar o pensar.  En este momento, ocúpate de cualquier cosa que surga, pero no te enganches en ello,  concéntrate nuevamente en la siguiente respiración.
 
  • Cambia tu atención a alguien que te importa. Tómate unos minutos para concentrarte en tus amigos y familiares. Imagínalos y deseales lo mejor, donde sea que estén: paz o salud o viajes seguros.
  •  Ahora concéntrate en ti mismo . Este es un momento de estrés, tal vez. Puedes probar a desear  lo mismo que por su familia: tranquilidad, paz o felicidad. Tómete un momento para estar agradecido por lo que te venga a la mente.
  •  Practica, lo mejor que puedas el “soltar”. Esa imagen de la comida, o ese desaire, esa visión trágica ante algo que sale diferente a como debería ser son solo pensamientos. Observa las ansias y el fantasma hambriento de tu mente que siempre quiere más. No luches con eso, y no te involucres tanto. Toma nota: pensamiento, y luego regresa a … Respirar y exhalar.
Permite que las vacaciones sucedan. No olvides hacer cosas que te mantenga conectado a tierra, como dormir y hacer ejercicio. Disfrútalo, planifica lo que necesita planificación y olvídate del resto. Céntrate en lo que realmente valores en esta época del año y suelta el resto.

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies